Espera


Espera

A todos nos toca alguna vez esperar; la manera, el sitio, la actitud en que lo hagamos, marca la diferencia. Si la espera es activa y confiada se convierte en actitud, en espezanza, y alcanza entonces todo su valor, toda su fortaleza, a través de la perseverancia y no podemos olvidar que fue precisamente esta perseverancia la que hizo que el caracol consiguiera llegar al arca de Noé.

Sal 27,14—Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor.

Anuncios

Publicado el 11 noviembre, 2013 en Día, SOBRE lo que VIVO. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: